Enfrentar los miedos

Posiblemente el video más importante que haya hecho hasta el día de la fecha. Me costó un poco poder trasmitir en unos pocos segundos lo que en mi cabeza fue un mundo durante unos días. Espero que al menos se pueda captar la esencia del momento. Gracias equipo por acompañarme en esta aventura!

Ya desde casa… 7 meses después…

Haciendo ya balance de esta parte del viaje por el Sudeste Asiático mi paso por Koh Tao marco fuertemente mi aventura. Desde el miedo (barra) pánico que tuve que enfrentar a la hora de bucear. Hasta la gente que conocí en esa isla mágica que de una u otra manera tocaron mi viaje. Por poner un ejemplo el slow boat de Laos lo hice por recomendación de Nahuel, sitio en el que compartí aventuras con Fer el fotógrafo, así que una cosa fue llevando a la otra.

Enfrentar miedos

El gran miedo que me dio a la hora de bucear tiene nombre y apellido. El nombre es Sinusitis crónica y el apellido es un seno paranasal menos que por contextura ósea no tengo. ¿Qué significa esto?. Que técnicamente me cuesta más hacer este deporte de riesgo que al resto de los mortales.

¿Por qué?. – Miedo a bucear

Porque al bucear hay que compensar los cambios de presión que hay a medida que vamos bajando en el agua. Y para ello es muy importante que nuestras vías respiratorias estén totalmente despejadas. Los mocos son un enemigo para esta compensación y la carencia de un seno afecta directamente al espacio aéreo interno. En otras palabras, por primera vez en mi vida tuve las mismas sensaciones que una persona con algún tipo de minusvalía. Sentir que físicamente no estás en igualdad de condiciones que el resto es una sensación “curiosa” y difícil de explicar con palabras. Lo dejamos para otro artículo eso. jajajjjaja

Miedos en el buceo – Temor al agua

En síntesis, después de visitar 5 veces al doctor para que determinara si estaba apto o no para bucear. Decidió decirme que lo haga y si tuviese dolor que parara. Por cierto no me supo describir con su ingles básico el tipo de dolor que indicaba abortar la misión. Así que después de una primera inmersión NEFASTA en la que pedí 5 veces que me sacaran del agua y no lo hicieron. Me encontré con el ángel Fernando, MI INSTRUCTOR a partir de ese mismo instante.

Desde ese momento, con todo el miedo en el pecho y su apoyo, decidí enfrentar lo que ya a esas alturas no era miedo, sino pánico. Así que Fernando no solo fue mi instructor de buceo sino que también fue mi coach en ese momento. Supo escuchar y entender mi miedo. Supo encontrar el punto exacto entre ir a mi ritmo y no perder el hilo de la practica. Supo trasmitirme la tranquilidad que ahora si estaba en un entorno más controlado para superarme. Ya sabía para ese entonces que si necesitaba que me sacaran del agua, él si lo haría. Supo también ser un verdadero facilitador que te acompaña a superar tus propias barreras. Y lo más importante supo llegar a mi corazón por ser una grandísima persona. Gracias Fernando por todo lo que hiciste por mí. Ya no solo sos mi instructor, ahora sos MI AMIGO! No es casualidad que salgamos juntos en la última escena del video más importante que hice hasta el día de la fecha. Me ayudaste a ser más fuerte y esa es mi manera de agradecértelo.