Aprender a valorar lo que tenemos

Estoy tocado. No puedo decir que estos días en Myanmar me dejaron pensando, no es verdad. Me tocaron de una manera que una parte mía exploto en pedazos y ahora estoy juntando las partes para volver a un punto de equilibrio diferente al inicial.

Puedo decir que la gente aca es increíble. Humilde, atenta, cortes, simpática y una lista interminable de cualidades que los hacen especiales. Pero no es eso lo que más me llamo la atención. Es el país en el que más niños trabajando he visto en mi vida. Y hablo de niños desde 6 años. Familias enteras regentando un restaurante donde todos sus hijos desde 6 años hacen las veces de camareros, cocineros, freganchines y mil cosas más.

Valorar lo que tenemos

Niños que en las aldeas mezclan el juego con laborares cotidianas como ir a buscar el agua, madera para cocinar, arar la tierra y hasta construir carreteras. Si NIÑOS, lo dije bien, no me lo contaron ni lo leí en ningún sitio, lo vi con mis propios ojos.

No voy a entrar a comentar si esos niños deberían o no hacer lo que hacen. No voy a hablar de la expresión de tristeza cuando le pregunte a uno de ellos si iba a la escuela y me contestaba que no. Voy a callarme por un segundo y voy a quedarme con su simpleza y entrega. Son verdaderos maestros porque la gran mayoría de ellos hacen dichas tareas con una sonrisa.

Darle valor a las cosas

Me invitaron a escribir un artículo los amigo de Alohandco y lo hice sobre la gratitud y la felicidad. Una invitación para que paremos un instante y demos gracias por todo aquello que tenemos. Aquellos pequeños detalles como un baño, una cocina eléctrica, agua corriente, luz y muchas otras cosas que hacen de nuestro día a día una expresión de comodidad. ¿Qué más queremos? Cuantas pulgadas más tiene que tener nuestro televisor, cuantas cilindradas más ha de tener nuestro coche, ¿Que más necesitamos para ser felices?

Me parece que nos estamos equivocando señores… Todo es bastante más fácil de lo que lo estamos haciendo…

Estoy tocado si… Tengo bronca también… pero prefiero ver y sentir estas cosas que vivir con los ojos cerrados…

Somos millonario y no nos damos cuenta…

Yo Soy Lucas

Un flash back en este viaje. Te invito a que veas algunos de los momentos más importantes de esta aventura.